Tipos de cata y su vocabulario

Cata de vinos

No todas las catas de vino son iguales ni se dirigen a un mismo fin. Al contrario, existen diferentes tipos de cata dependiendo de la situación y la compañía. Asimismo, el lenguaje que empleamos en la cata también variará según el entorno y el grado de confianza.

Según Émile Peynaud, el enólogo más influyente del siglo XX y considerado el padre de la enología moderna, «la diferencia entre catar y beber es la misma que existe entre un viajero y un turista. El viajero se enriquece observando desde el paisaje hasta las gentes y sus costumbres. El turista, en muchas ocasiones, pasa por países o lugares sin apenas conocer nada de ellos».

Tipos de cata

  • Cata analítica

La cata analítica consiste en deconstruir los elementos que componen el vino. El objetivo principal es evaluar la calidad de los productos y sus características organolépticas: se valoran equilibrios, aromas y los procesos de elaboración del vino y se buscan defectos y virtudes. Podría decirse que es la cata que realizan los enólogos al degustar los vinos en la bodega.

  • Cata hedonista

Se denomina hedonismo a la doctrina ética que identifica el bien con el placer, especialmente con el placer sensorial e inmediato. En consecuencia, la cata hedonista es la que describe las sensaciones positivas o negativas que nos produce el vino. Superado el rigor analítico, en esta fase podemos dejarnos llevar por las sensaciones y la imaginación. Suele estar asociada a momentos distendidos, eventos o situaciones con amigos o familiares.

Ahora que ya conocemos los dos principales tipos de cata, nos adentraremos en el lenguaje, pues, tal y como afirma Lluís Manel Barba en su libro La cata de Vinos, “nuestra capacidad para sentir el vino está condicionada a la riqueza de nuestro vocabulario enológico”. Es decir, sólo podremos hallar los gustos, colores y aromas que sepamos describir con palabras.

Vocabulario de la cata

La cata de vinos tiene su propio idioma y conocerlo nunca está de más. El libro que ya hemos mencionado más arriba, La Cata de Vinos, publicado por Plaza & Janés Editores, incorpora una descripción del vocabulario de la cata muy interesante, según el examen visual, olfativo y gustativo del vino. A continuación, reproducimos una selección de las expresiones más habituales en las descripciones de los vinos:

Examen visual

  • Color:
    • Vinos Blancos: verde, acerado, amarillo limón, amarillo paja, amarillo dorado, oro, ámbar, oro viejo, ocre. Ribetes o reflejos: verdosos o dorados.
    • Vinos rosados: gris, rosa pálido, rosa tierno, frambuesa, salmón, naranja, piel de cebolla.
    • Vinos tintos: violeta, púrpura, ciruela, cereza picota, granate, rubí, castaño, caoba. Ribetes o reflejos: morados o violetas, teja.
    • Intensidad del color: claro, ligero, denso, profundo, intenso. En tintos: capa baja, media o alta.
  • Limpidez: cristalino, brillante, borroso, opaco, turbio, velado, con posos o sedimentos.
  • Fluidez: suelto, consistente, denso, espeso, viscoso, aceitoso.
  • Burbujas:
    • Tranquilo: nulo, con aguja (pequeñas burbujas).
    • Espumoso: persistencia de espuma (persistente, media, floja); tipo de burbuja (fina, mediana, grande); perlaje (lento, mediano, rápido).

Examen olfativo

  • Primera impresión: agradable, ordinaria, desagradable.
  • Intensidad: fuerte, suficiente, débil, inexistente.
  • Persistencia: persistente, larga, corta, fugaz, inexistente.
  • Carácter de los aromas: familias aromáticas (animal, balsámica, madera, química, esteres, especiadas, empireumática, florales, frutales, vegetales).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.