Destapamos la magia. Catamos la añada 2020

Ha llegado el momento mágico de destapar la añada 2020 y descubrir ese misterio encerrado durante meses…

Cada vino de Cillar de Silos es diferente: elaborados de una forma totalmente artesanal, son el resultado de un largo y especial proceso vinculado a la tierra, las viñas, el clima, la mano del hombre y su evolución en barrica. Un ciclo, complejo y especial, que culmina con el momento de descorchar la botella y disfrutar de todos los matices y misterios que el vino encierra. Pero, hay un momento especialmente mágico: la cata de una nueva añada.

¿Qué es la añada?

La añada hace referencia al año en el que tuvo lugar la recolección de las uvas. Las características de cada añada, viene determinada, sobre todo, por la climatología que afectó al desarrollo de la uva: las condiciones solares, la temperatura o la cantidad de lluvia.

El conocimiento de la añada de un vino es una herramienta más para conocer si las uvas empleadas para la elaboración del vino maduraron en óptimas condiciones o tuvieron que soportar las inclemencias del tiempo de un determinado año.

¿Por qué es importante la cata?

La cata es un proceso más dentro de la elaboración del vino. Con esta prueba podemos comprobar la evolución de nuestros caldos y su calidad, en base a varias fases que implican los sentidos de la vista, el gusto y el olfato.

Es un momento muy especial y esperado: la culminación de un largo proceso, que comienza con el cuidado de la vid hasta la vendimia, y que nos permite conocer las características y evolución de los vinos de un año en concreto.

Cata Cillar de Silos – Añada 2020

Hace unos días, vivimos uno de esos momentos tan mágicos. En el laboratorio de nuestra bodega, se cataron 20 muestras de las mezclas que tenemos en este momento: Cillar de Silos Crianza, Torresilo, Flor de Silos, La Viña de Amalio y alguna prueba más.

Este proceso comienza con la toma de las muestras que están en las barricas y se embotellan para su evaluación. Posteriormente, se llevan al laboratorio donde los enólogos van catando las diferentes muestras y valorando su evolución.

Tras el esperado momento, Óscar Aragón, enólogo de la bodega comparte sus buenas impresiones de la añada 2020:Estamos catando los vinos de la añada 2020 para preparar las mezclas y ver cuál es su situación en la crianza y posterior meta para su embotellado. Prevemos una gran añada ya que los vinos ahora mismo expresan una fruta muy sabrosa y un equilibrio y elegancia en boca”.

En definitiva, la elaboración de vino es un de un proceso constante de prueba y las catas son las que van marcando la sinceridad y evolución cada paso, para determinar la calidad de los vinos, que muy pronto podremos disfrutar en todo su esplendor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.